BIENVENIDO A CATEQUESIS DINÁMICA. AQUÍ EL CAMINO ES COMPARTIDO.


Todas las imágenes que están en el blog pueden ser vistas en grande pinchando sobre ella, también podemos verlas reunidas en la galería de fotos.


Ustedes pueden compartir todas las entradas del Blog con sus amigos de manera muy fácil y cómoda. Fíjense en la imagen al lado. La "M" sirve para enviar la entrada por correo electrónico a un amigo; la "B" sirve para publicar en un blogger, o sea, como entrada en un blog que ustedes sean moderadores; la "T" es para compartir en la red social Twitter; la "F" es para compartir en la red social Facebook y la "g +1" es para compartir en el perfil de google, recomendar la entrada. Los botones se encuentran en la parte inferior de cada entrada. Es solo pasar el cursor por arriba y pinchar en lo que les resulte más cómodo.
TRADUCCIÓN WEB GOOGLE CHROME
ES MÁS VELOZ

viernes, 18 de mayo de 2012

El Perdón

Qué fácil es hablar del perdón, pero que difícil es darlo.

Algunos han dicho que es un don el saber que estamos equivocados y que podemos ser perdonados; pero ¿qué pasa con los que se equivocan y nos hacen daño?

Algunas veces deseamos castigar a dicha persona, pero quienes salen más castigados somos nosotros mismos y para liberarnos es necesario renunciar a esos sentimientos dolorosos que no son nuestros, sino que son de quien nos hizo daño, y hay que dejarlos ir.

Cuándo sucede esto, me pregunto, ¿qué hubiera yo hecho en lugar de la otra persona que me hizo daño, si yo hubiera estado en la misma situación y circunstancias?

Casi siempre concluyo que en ese momento, lo que hizo esa persona fue su mejor opción para él, aunque no para mí, y lo que la otra persona hizo fue sólo protegerse, no fue su intención hacerme daño.

¿Acaso no hice sentir yo alguna vez a otra persona de la misma manera?

¿Estaré pensando que mis sentimientos valen más que los de la otra persona?

Y de ahí viene la siguiente reflexión:

Me siento herido, pero eso no significa que la otra persona sea mala o en verdad quiera hacerme daño. Simplemente la otra persona no conoce toda mi vida ni mi pasado, igual que yo no conozco el suyo, y no sabe lo que traigo guardado en mi historia personal.

El perdón no se pide, se da... Y la razón más importante para darlo es que me libero de una gran carga.

¿Qué prefieres? ¿Ser feliz o tener la razón?

1 comentario:

  1. No sé quién lo publicó, pero está muy bueno.
    "El perdón no se pide, se da"... y se da porque tenemos la capacidad de perdonar cuantas veces sea necesaria, y esta fue la duda de Pedro cuando le pregunta a Jesús: "Señor, cuántas veces debemos perdonar?". Nosotros pensamos siempre que ya estamos pasando de la cuenta cuando perdonamos una y otra vez a la misma persona. El perdón te sana, te alivia y en este sentido nos hace felices.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.
Esperamos verte más veces.
Dios te bendiga.